Jueves, 19 Enero 2012 04:44

Mborayú Destacado

Escrito por 
En estos tiempos he tomado contacto con una comunidad llamada Mborayú, cuyo nombre despertó mi curiosidad.  Al preguntar por su significado me respondieron que es una palabra Guaraní que significa: “el amor que nos une”[i].
Este concepto indígena, que  me surgió poco después de la COP 17 en Durban,  me pareció interesante y seguí  ahondando  en su significado, el cual tiene connotaciones aún más profundas,  que sería bueno  tener presente. Sobre los resultados de la  COP 17 ya se ha escrito mucho  y no me voy a extender en sus resultados. Solamente decir que las  opiniones son  muy diferentes según donde se ponga el foco y están quienes  encuentran puntos positivo, los más negativos ven un resultado catastrófico y otros se  sienten medianamente satisfechos porque salvaría  el sistema multilateral de negociación. Si bien hay varios aspectos que se acordaron, lo fundamental, en mi concepto, es que resolvió trabajar hasta el  2015 en las bases para un instrumento vinculante  que entraría en vigencia a partir del 2020. Lo que debemos preguntarnos es qué estamos haciendo en las negociaciones  y  cuál es su propósito. Porque,  conociendo las consecuencias que puede traer el cambio climático y la urgencia que tenemos en estabilizar la concentración de gases efecto invernadero, seguimos  sin un acuerdo vinculante para limitar las emisiones y lo que es peor, dilatando una solución hasta el 2020 Es claro que no es por ignorancia: el IPCC[ii], la UNEP[iii],  Stern[iv]  y muchos otros informes científicos nos han dejado bien clara la correlación entre las emisiones antropogénicas y el calentamiento global, han elaborado diferentes escenarios  mostrando  los posibles incrementos de la temperatura media atmosférica  y sin embargo, estamos siguiendo  la trayectoria que se contradice con el valor de estabilización ya aceptado de 1.5 – 2º centígrados. Conocemos el hecho de que comenzando a reducir las emisiones de GEI[v] en el 2020, debido a  su  vida media en la atmósfera, su concentración comenzará a disminuir recién a partir del 2040 -2050, con lo que la temperatura se incrementará en 3 – 4º centígrados. También tenemos  claro que ese incremento de temperatura produciría cambios irreversibles en algunos ecosistemas, afectando seriamente los hábitats y  poniendo en riesgo la supervivencia humana. Conocemos las consecuencias de nuestros actos  y pese a ello, en Durban, no asumimos nuestra responsabilidad,  volvió a primar la visión de corto plazo y los intereses particulares en vez del bien común. Es como si no estuviésemos todos vinculados a un mismo destino, viviendo sobre el mismo ecosistema tierra. Si un merito le encuentro a la reunión de  Durban, es que dejó al desnudo nuestra forma de actuar y quedo en claro que sin la  voluntad genuina de trabajar por el bien común no hay solución posible. Volviendo al título del artículo, se me ocurre que la clave para resolverlo sería retornar a  las raíces de la sabiduría ancestral y usar el sentido profundo que le dieron los antiguos guaraníes a la palabra Mborayu , que expresaba la idea de la solidaridad tribal, del espíritu que nos une para que podamos caminar juntos y el milagro realizado por la reciprocidad[vi].  

[i]  Ver La palabra luminosa: Mitos y cantos sagrados de los guaraníes de Pierre Clastres
[ii]  IPCC, ARA 4, 2007
[iii]  UNEP, Bridging the emissions  gap, Nov, 2011.
[iv]  Nicholas Stern, The economics of climate change,  2006
[v]  Gases efecto invernadero
[vi]  La tierra sin mal: El profetismo Tupí Guaraní de Helene Clastres.        
Leído 3634 veces Modificado por última vez el Martes, 10 Febrero 2015 19:35
Sergio R. Lattanzio

Asesor en Proyectos y Capacitación en Energía, Desarrollo Sostenible, Cambio Climático, Organización y Capacitación Empresarial. Docente en cursos de Maestría y Postgrado, en la Facultad de Ingeniería, UDELAR, Montevideo y capacitación en empresas. Integrante del equipo de cambio climático y energía de CEUTA (Centro Uruguayo de Tecnologías Apropiadas). Miembro activo en la comunidad de Cambio Climático: Ceuta, Plataforma Climática Latinoamericana, CAN – LA. Representante por ANCAP en el Comité de Cambio Climático de ARPEL. Fue CEO de ANCAP (Administración Nacional de Combustibles Alcohol y Portland), donde desarrolló actividades entre los años 1972 y 2009.

Información

PCL

© 2010 Plataforma Climatica Lationamericana

Una iniciativa sin precedentes que busca construir respuestas desde América Latina al problema global del cambio climático

Disclaimer

Contacto PCL

Fundación Futuro Latinoamericano
Secretaría Ejecutiva

Plataforma Climática Latinoamericana
+593-2-223-6351
daniela.contreras@ffla.net

Dirección:
Guipuzcoa E16-02 y Av. La Coruña

Quito - Ecuador

En alianza con

FFLA    Fundación Futuro Latinoamericano Secretaría Ejecutiva de la PCL
     
AVINA    Con apoyo de Fundación AVINA